Mindfulness en hospitales y centros penitenciarios, vía para el tratamiento de metástasis, tratamientos preventivos para el cáncer que nadie usa, récord de donación en Cantabria, máquina capaz de reparar órganos dañados y saturación de las urgencias hospitalarias

17 Enero 2019

Mindfulness en hospitales y centros penitenciarios, vía para el tratamiento de metástasis, tratamientos preventivos para el cáncer que nadie usa, récord de donación en Cantabria, máquina capaz de reparar órganos dañados y saturación de las urgencias hospitalarias

17.01.2020

¡Hola!

Un estudio del Hospital del Mar constata que una intervención multidisciplinar, en la que se incluye mindfulness, logra reducir problemas osteomusculares entre el personal de enfermería.

El estudio, publicado en la revista científica Plos One, ha incluido mejoras en la infraestructura, técnicas de mindfulness y marcha nórdica. Se ha logrado reducir estos problemas de salud hasta un 60%, en su mayoría problemas de espalda, que suelen ser uno de los principales motivos de baja laboral entre los sanitarios.

Los investigadores usaron técnicas de ergonomía participativa: los trabajadores explicaron cuáles eran las dificultades que se encontraban y aportaron potenciales soluciones (por ejemplo: incorporación de respaldos a los taburetes de la UCI, reubicación de estantes altos, otros cambios en el mobiliario para favorecer la movilidad en habitaciones reducidas, etc.). 

Se incorporó también un gestor de casos para hacer una atención personalizada, con entrevistas exhaustivas a los participantes para evaluar sus necesidad y hacer un seguimiento motivacional de cada caso: “El gestor de casos es una persona con empatía, que tiene técnicas para motivar a las personas para que solucionen sus problemas”, explica la doctora Consol Serra, jefa del servicio de Salud Laboral del hospital del Mar e investigadora principal del estudio. 

Presos de la cárcel de Huelva toman menos ansiolíticos gracias a la práctica del mindfulness.

Las cárceles españolas empiezan poco a poco a tantear alternativas al abordaje tradicional para mejorar la salud mental de los internos y reducir su tendencia a la desesperación, suicidio y violencia. Un tercio de los casi 60 000 reclusos reinciden, y mientras aumenta el coste económico y social, los recortes se ceban con la sanidad en las cárceles. En la cárcel de Huelva los médicos de la prisión han pasado de nueve a solo cinco en el último lustro.

En este contexto, ochenta reclusos voluntarios han seguido los últimos tres años seis talleres de mindfulness que buscan otro enfoque terapéutico para reducir el estrés y la ansiedad. “Ha habido una reducción drástica de los fármacos para conciliar el sueño, consumen menos ansiolíticos y son más felices. Prevenir es siempre más económico que tratar”, subraya María Esther, subdirectora médica de esa prisión.

Esta práctica nació en EE UU y se ha disparado en España en los últimos años. Se imparte en empresas, pero sobre todo en colegios y hospitales, ya que los estudios reflejan beneficios para pacientes que padecen depresiones graves, oncológicos, y con dolor crónico o ansiedad. Se trata de una técnica para centrarse en el momento presente y aceptar lo que ocurre sin juzgarlo. “El ámbito de las prisiones es especialmente interesante para la reeducación y para devolverles la dignidad porque carecen de proyecto de vida. Es espectacular cómo el mindfulness disminuye el estrés y cómo dejan de rumiar sobre el pasado o el futuro”, aprecia Javier García Campayo, profesor de Psiquiatría de la Universidad de Zaragoza. 

El equipo del español Joan Massagué, director del Instituto Sloan Kettering de Nueva York, abre una vía para el tratamiento de la metástasis del cáncer.

Este equipo ha descubierto que la capacidad del cáncer para hacer metástasis depende de su capacidad para cooptar las vías naturales de reparación de heridas, lo que abre una vía para su posible tratamiento. El adelanto científico ha sido publicado en la revista Nature Cancer.

“Ahora entendemos la metástasis como la regeneración del tejido equivocado el tumor en el lugar equivocado, los órganos vitales distantes”, dice Joan Massagué. Anteriormente ya había indicios de que los cánceres podrían utilizar vías de curación de heridas para apoyar su crecimiento. En la década de 1980, el investigador Harold Dvorak denominó a los tumores “heridas que no sanan”. Pero los nuevos hallazgos presentan la primera imagen detallada de cómo funciona este proceso en el nivel de células y moléculas.

Se han centrado en el estudio de la molécula L1CAM, que estudios previos habían demostrado que es necesaria para que numerosos tipos de células cancerosas hagan metástasis con éxito. Al observar los tejidos tumorales humanos con un microscopio, fue claro para los investigadores que dividir las células con L1CAM era más común en áreas donde se rompía una capa epitelial, es decir, herida. Esto llevó a los científicos a preguntarse si se requiere L1CAM para la reparación normal de heridas, como ocurre en el intestino después de la colitis. Usando un modelo de colitis en ratones, descubrieron que, de hecho, este era el caso. En definitiva, el avance concreta que las metástasis no se derivan de mutaciones genéticas, sino por una reprogramación de las células que les permite regenerar creando metástasis.

Miguel Martín, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Gregorio Marañón defiende en una entrevista la existencia de tratamientos preventivos que nadie usa.

El también presidente del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (Geicam) afirma que, junto a un estilo de vida más saludable, estos tratamientos podrían reducir el impacto del cáncer de mama de forma drástica. “Un medicamento aprobado en tercera línea para cáncer de mama metastásico se podría desarrollar para otras condiciones, pero a menudo, cuando el fármaco está en el mercado y ya está haciendo dinero para una aplicación, la compañía no se gasta más en buscar otras aplicaciones […]”. 

“Las administraciones deberían hacer un esfuerzo para impulsar estudios académicos con fármacos ya comercializados para optimizar el uso de los medicamentos ya disponibles. El Gobierno francés, por ejemplo, financió un estudio a investigadores independientes para probar si se podía cambiar la forma de usar el trastuzumab, un medicamento comercializado para el cáncer de mama. […] Esto lo necesitamos también en España, pero ha sido imposible, porque los responsables políticos no han querido contemplar este tipo de trabajos cuando los hemos planteado”.

Critica duramente un sistema que no es capaz de perseguir enfoques terapéuticos que, pese a su potencial para mejorar la vida de la gente, no den beneficios económicos. Desde Geicam trata de compensar esos aspectos perversos del mercado y defiende la investigación como aspecto imprescindible: “La investigación que se inicia ahora beneficiará a los pacientes de dentro de 20 años, hace falta inversión, mucho tiempo y la cooperación de muchísimas personas para avanzar”. 

Las cifras de donantes de Cantabria superan en 40 puntos a la media nacional y en más de 50 la de comunidades autónomas como Madrid.

El sistema nacional de trasplantes se mantiene en el liderazgo mundial que ostenta desde hace 28 años. Sin embargo, si se desglosan los datos por comunidades autónomas, Cantabria destaca especialmente. Beatriz Domínguez-Gil, directora de la Organización Nacional de Trasplantes ONT, explica, que, por un lado, “hay un componente epidemiológico. La población del norte de España está más envejecida, lo que aumenta en cierto modo el potencial de donación”. Pero, lo fundamental, destaca, es que “esta Comunidad Autónoma ha implementado de forma magistral muchas de las recomendaciones de la ONT sobre vías de mejora de la donación”.

Por ejemplo, señala, han fomentado la cooperación entre la UCI y la coordinación de trasplantes con otros servicios del hospital; han puesto en marcha programas de donación en edad avanzada o han promovido la donación en asistolia (en fallecidos por parada cardiorrespiratoria irreversible), entre otras medidas.

Sin embargo, en todas las regiones existen cifras de excelencia. “Queremos seguir mejorando. Una de las vías en las que se está trabajando es en la promoción de la donación de órganos en el sector privado. Los trasplantes van a seguir haciéndose en el sector público, pero es necesario lograr que todos los ciudadanos que lo deseen puedan ser donantes de órganos, con independencia del sistema de salud que escojan», señala Domínguez-Gil.

Investigadores de Zúrich diseñan una máquina capaz de reparar hígados humanos dañados y mantenerlos vivos fuera del cuerpo hasta una semana .

Con este avance, aumentaría el número de órganos disponibles para trasplantes y se salvarían muchas más vidas de personas con enfermedades hepáticas graves y cáncer.

La clave se encuentra en un complejo sistema de perfusión, que “imita la mayoría de las funciones corporales, incluida la gestión automatizada de los niveles de glucosa y la oxigenación, la eliminación de productos de desecho y el control del hematocrito”, tal y como explican los autores. Tras conservarse durante una semana en un medio similar a su situación fisiológica dentro del organismo, los órganos mostraron una función preservada y una estructura hepática intacta en el análisis histológico.

Esta solución “nos permitiría regenerar hígados no válidos”, subraya Beatriz Domínguez-Gil. Dado que la edad media del donante en España es de 60 años y un tercio de ellos está en asistolia, alrededor de un 20%-30% de los hígados no cumplen los estándares para el trasplante. El estudio que se acaba de publicar la revista Nature Biotechnology

La atención urgente en los hospitales españoles ha aumentado un 9% sin que haya motivos de salud ni un incremento poblacional que lo justifiquen.

Los expertos consultados apuntan a razones que tienen que ver con los pacientes, que exigen cada vez más inmediatez para achaques que no siempre son graves ni urgentes; pero también con el sistema, que no es capaz de resolver los problemas lo suficientemente rápido en la atención primaria. Respecto al gasto que supone, mientras una consulta de atención primaria tiene un coste de alrededor de 70 euros, una atención de urgencias sin hospitalización llega a los 300.

Una encuesta de la asociación de consumidores Facua mostraba que el 35% de los usuarios tiene que esperar una semana o más para lograr cita con su médico de familia. Por otro lado, el estudio Estimación de la oferta y demanda de médicos especialistas. España 2018-2030, mostraba que existen nueve especialidades en las que hay dificultades para cubrir las necesidades de las comunidades autónomas, encabezadas por las de atención primaria: pediatría y medicina familiar y comunitaria. Mientras en los hospitales el número de doctores ha crecido un 7%, desde 2014 a 2017, en primaria permanece estancado.

Aunque la carga de las urgencias ha crecido en todas las comunidades, hay grandes diferencias entre ellas. Esto también se explica, según Gabriel del Pozo, secretario general de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), por la población flotante. “Los turistas que no tienen asignación específica de médico acuden a urgencias. Este puede ser el caso de Madrid, Baleares y Andalucía. En el de Ceuta y Melilla, tiene más que ver con que se atienden muchas urgencias de los países de alrededor […]”, relata el dirigente sindical.

Durante la semana, las redes sociales también destacaron otros temas de interés. Aquí hay algunos que fueron compartidos en Twitter: